Con el mismo toque de sofisticación que Boca Grande, Puerto Chico ofrece al comensal producto de calidad y fresco en formato de tapa. Ésta es la protagonista principal de una carta pensada especialmente para compartir, con recetas clásicas y otras de reinventadas.