De los propietarios de Boca Grande y Boca Chica, llega a Barcelona Puerto Chico, la prolongación de las propuestas del reconocido restaurante barcelonés, servidas en barra.
Con el mismo toque de sofisticación, ofrece al comensal el producto de calidad y fresco de Boca Grande en formato de tapa. Ésta es la protagonista principal de una carta pensada especialmente para compartir, con recetas clásicas y otras de reinventadas, además de las especialidades de carnes braseadas al Josper y ahumadas a la Robata, la tradicional brasa japonesa.
Revive la autenticidad del bar español antiguo en Barcelona en un ambiente con el sello singular e inconfundible de Lázaro Rosa Violán.